Jueves May 24

Tus adolescentes: Tus mejores amigos

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Dos secretos para que tus Adolescentes sean tus Mejores Amigos!.



Es una epidemia. La semana pasada fui a comer con un cliente que me platicaba de los problemas que está pasando con su hija de 15 años. Cuando le comenté que mi hija mayor tiene 14, me advirtió: “Prepárate, que en cualquier momento se va a convertir en un monstruo…”. Y esta semana, durante otra comida de negocios, al preguntarle a otro cliente que si tenía hijos éste expresó con una sonrisa burlona: “Sí, la mayor tiene 19 años. ¿La quieres? ¡Te la regalo!”.
  ¿Por qué perdemos la amistad de nuestros hijos al llegar a la adolescencia? ¿Hay forma de evitar perder el corazón de tus adolescentes? Entender la raíz del problema quizás nos duela un poquito, pero nos dará la solución. 

Simplemente, los hijos son producto de sus padres y de la subcultura de la que se les ha provisto. En resumen, ¡Tus hijos te están clonando a ti y lo que tú valoras! ¿Es tu vida digna de ser clonada? Por ejemplo: si tus hijos son mentirosos, ¿has analizado si tú eres deshonesto? Si tu hijo/a es un/a adolescente, te tengo noticias: te conoce mejor de lo que tú te conoces a ti mismo. 

¡Tus hijos te están clonando a ti y lo que tú valoras!... ¿Es tu vida digna de ser clonada?.

Dices que tu hijo tiene una mala actitud. ¿Y tú?, ¿chismeas y criticas a otros? Dices que es rebelde, ¿obedeces tú a tus autoridades? ¿Honras a tus propios padres, a tu pastor? Tus acciones hablan tan fuerte que no se escucha lo que dices. Te quejas de que tus hijos andan en malos pasos, de los amigos que tienen, de la música que escuchan o la forma sensual en que se visten pero, ¿te has preguntado el ejemplo que tú (les) das al ver los programas de televisión que te gustan, las películas que ves...? Comentas que son holgazanes, ¿qué tan disciplinado eres tú en tu forma de comer, hacer ejercicio y cuidar los recursos que Dios te ha encomendado (incluyendo tus finanzas)? De tal palo, tal astilla… ¡Y estas son buenas noticias! Los hijos son el mejor regalo que Dios nos dio. Ellos son nuestros pequeños espejos. Vienen programados para querer seguirnos e imitarnos, ¡y es por esto que tenemos en ellos la clave para nuestro viaje continuo en la senda del cambio y del crecimiento! Las malas noticias son que si nosotros no aceptamos humildemente nuestras fallas ni tratamos de cambiar, nuestros hijos nos perderán el respeto y hallarán a otra persona quien les guíe.

Dios puso en el corazón de los hijos el querer ser como sus padres. Y es por eso que, aunque lo nieguen, ellos anhelan tu aprobación más que la de ningún otro. Y aun si tus hijos ya no son niños, muy profundo dentro de su corazón quisieran que tú fueras su héroe.

Entonces, estos son los 2 secretos para que tus adolescentes sean tus mejores amigos:

1. Guíales con tu ejemplo.

2. Admite tus fallas, nadie es perfecto. Aprende a pedir perdón (si eres como yo, esto será a diario). Permíteles que te corrijan cuando tú mismo violas tus leyes de conducta. Nada te hará ganar más respeto a los ojos de tus hijos que verte arrepentirte y cambiar. La humildad es poderosa.