Jueves May 24

La Clave para ser un buen padre

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

La clave para ser un buen padre es entender el amor de Dios hacia ti. Tu le muestras a tus hijos cómo es Dios a través de tu ejemplo diario.



¿Has tenido el privilegio de ver un caballo nacer? Al poco tiempo de haber llegado a este mundo, el potrillo es casi autosuficiente. ¿Te has puesto a pensar alguna vez por qué no es así con nosotros? En otras palabras, ¿por qué un bebé recién nacido es tan vulnerable y completamente dependiente de sus padres para sobrevivir? La especie dominante, la creación suprema de Dios, moriría sin cuidado continuo y provisión total...

La Biblia dice que Dios creó al ser humano a Su imagen y semejanza. Un día busqué en un diccionario de hebreo lo que significan esas dos palabras y lo que encontré confirmó lo que todos sabemos en lo más profundo de nuestro ser. La palabra imagen quiere decir "sombra" o "reflejo". Así como tu sombra en un muro o tu reflejo en el agua reflejan tu ser, así reflejas tú el gran Ser de Dios, tu Padre. La palabra semejanza tiene su raíz en palabras que describen un molde. Cuando cocinas un pastel, éste tiene la forma del molde de donde salió. ¿Y cómo es que estamos hechos a Su imagen y semejanza? A diferencia de los reinos mineral, vegetal y animal, nosotros tenemos la capacidad de pensar, de sentir emociones y de decidir nuestro propio destino.

Dios diseñó la familia humana para revelarse a nosotros para que cuando tuvieras a tu bebé en tus brazos meditaras en tu corazón lo mucho que te ama Dios. Dios era Padre desde antes de la creación y Su plan desde el principio era revelarse a nosotros a través de la familia, para que cuando tuvieras a tu bebé en tus brazos -a tu sangre y carne, a este pequeño ser hecho a tu imagen y semejanza- meditaras en tu corazón lo mucho que te ama Dios. Y parte de Su plan era también que nosotros como padres les enseñáramos a nuestros hijos cómo es Dios... ¡a través de nuestro ejemplo diario! Así es que cada vez que tengas que guiar o corregir a tu hijo, pregúntate: ¿Qué haría Dios conmigo en una situación similar? Tus hijos son tus pequeños espejos. Las faltas que ves en ellos son muchas veces lo que ellos copiaron de tu ejemplo.

Esa, queridos amigos, es la clave para ser unos buenos padres: crecer en el conocimiento del Padre perfecto, quien nos creó a Su imagen y semejanza y quien anhela guiarnos y ser nuestro amigo. Proponte aprender, entender y creer de verdad cuán grande es Su amor paternal por ti.